12-jun-17 Última actualización: 12-jun-17 10:03 AM  

Publicada: 12-06-2017

 

168 millones de niños víctimas del trabajo infantil

 

Cada 12 de junio se conmemora el día Mundial contra el Trabajo Infantil. Según últimos datos de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) alrededor de 168 millones de niños son víctimas de esta situación en el mundo.
De estos menores, 120 millones tienen entre 5 y 14 años y más de 85 millones realizan trabajos peligrosos, una cifra que afortunadamente se ha reducido a la mitad desde el año 2000.
«Porque el trabajo no es cosa de niños, luchamos para prevenir y atacar las causas que llevan a que millones de pequeños tengan que abandonar la escuela para empelarse en trabajos precarios y mal remunerados, en los que, generalmente son explotados y víctimas de todo tipo de abusos: pobreza, exclusión, falta de oportunidades, discriminación étnica o de género, desplazamiento, guerras, falta de voluntad política, incumplimiento de la legislación...», denuncia la asociación Manos Unidas, que apoya proyectos de desarrollo en 57 países de Asia, África y América. Por ello, la OIT ha querido poner de relieve la interrelación entre el trabajo infantil y la falta de trabajo decente para los jóvenes en la actualidad.
En los países de bajos ingresos, entre 20 y 30 por ciento de menores dejan la escuela para ponerse a trabajar a los 15 años, según el Informe mundial sobre el trabajo infantil 2015: Allanar el camino hacia el trabajo decente para los jóvenes. Más de 75 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años están desempleados «y muchos más deben conformarse con trabajos que no ofrecen ningún ingreso equitativo, seguridad en el lugar del trabajo ni protección social», señala la OIT.
Su director general, Guy Ryder, ha señalado que «mantener a los niños en la escuela y ofrecerles una buena educación hasta al menos la edad mínima de admisión al empleo es determinante para toda su vida».
Un ejemplo alarmante es Ghana, donde miles de menores trabajan ilegalmente en las minas de oro, en condiciones peligrosas y en violación de las leyes internacionales contra la explotación infantil, según denuncia Human Rights Watch (HRW) en su informe «Metal precioso, mano de obra barata: Trabajo infantil y responsabilidad corporativa en las minas de oro artesanales en Ghana». Tanto adolescentes como menores extraen el oro de los pozos mineros, transportan las cargas de mineral y lo procesan con mercurio, un material altamente tóxico.
«Las minas de oro sin licencia en Ghana son lugares muy peligrosos, donde ningún menor debería trabajar», expresó la investigadora principal para los Derechos del Niño de HRW, Juliane Kippenberg. Durante una investigación se detectó que los niños mineros sufren heridas y males respiratorios debido al trabajo que realizan en los yacimientos. Además, tienen un alto riesgo de daño cerebral y otras discapacidades debido a envenenamiento por el mercurio».

Fuente: ethic.es

 

 

 

 

 

Foto: ethic.es

 

 
 
 
Noticias más antiguas ...2017