Publicada: 15-11-2017

 

Indígena gana Premio Nacional de la Juventud 2017

 

Ricardo Pedro Pablo es el único indígena mexicano que logra ingresar al Instituto Tecnológico de Massachusetts, venciendo un sinnúmero de adversidades.
«En mi pueblo hay una regla: naces pobre y mueres pobre. Pero desde pequeño sabía que no quería morir de hambre», dice Ricardo, indígena originario de Tuxtepec, Oaxaca, quien tuvo que trabajar desde niño cargando bolsas en el mercado.
Este joven no tenía dinero para presentar su examen de admisión para ingresar a la universidad y, gracias al apoyo de sus compañeros y maestros de prepa, reunió mil pesos para viajar a la Ciudad de México y presentar su examen. Así estudió química en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). «Mi primer día de clases no sabía dónde dormiría ni qué comería… mis compañeros me abrieron las puertas de sus casas y me apoyaron económicamente. Además comencé a vender dulces en mis clases».
«No sé hablar la lengua de mi tierra, porque mi madre se rehusó a enseñarme para que no me discriminaran, porque vivimos en un país que juzga por su forma de hablar, incluso por el color de piel», comenta tristemente Ricardo. «Me han dicho “indio huarachudo”, yo les contesto que mis huaraches son ejemplo de que ir de un lado a otro, es llevar tus raíces de aquí para allá».
«Soñé con estudiar un doctorado en el extranjero». El 30 de enero de 2012, fue aceptado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos, en donde para comer y ayudar a su hermana que padece cáncer cerebral, limpiaba departamentos, dormía en su cubículo y comía pan y agua.
«Nunca abandoné mis sueños, ustedes tampoco lo hagan».


Redacción

 

 

 

 

 

 

 
 
 
Noticias más antiguas ...2017